05 abril 2017

Setas por doquier.

Cuando era pequeño ... hacíamos, vivíamos... todo era más guay. Indefectiblemente mi plan de estudios fue mejor que el nuevo (siempre). La nostalgia es ese sentimiento que nos permite consolidar la autoestima y creer que lo vivido nos ha hecho ser mejores. Así lo valoramos. 
Digo yo que ese es el sentimiento cuando alguien pone en venta o alquiler la vivienda que usó, no creo que sea un tema especulativo apto solo para newcapitalistas de corte clásico. El problema es que se valora tanto el lugar en el cual vivimos que pensamos vale mucho más de lo que en realidad merece. Así, alquilar un apartamento o comprar un piso en Plasencia es tarea imposible si los recursos económicos son los habituales. Nada en condiciones por debajo de 300€, nada con asecensor por debajo de 75.000€. Amenazan con que la recuperación económica está a la vuelta de la esquina y así se intuye que los tipos de interés subirán, se empiezan a menear nuevas promociones y las calles, sin embargo siguen llenas de carteles: Se vende. Se alquila. ¡Anímense a creerlo! ¿No ven que el paro disminuye? Les apuesto que la oferta del mercado inmobiliario seguirá creciendo. Pasen y vean, las grúas vuelven a crecer.