06 enero 2018

Refugio en la adversidad. (06/01/2018). Los tres cerditos.

Pasada ya la barbarie navideña con las mencionadas, y no excelentes,  actuaciones de ballet en Plasencia, así como la magnífica presentación de Álvaro en (¿cómo va la cultura en Plasencia? Me preguntaron gentes de letras venidas en las fiestas. Queda...) Tanhaüsser, y a la espera de la exposición conmemorativa del Salón de Otoño con sus tres días de ponencias hay que hablar de tres Centros que mantienen viva la cultura [en el sentido que la palabra invoca] en la ciudad. Son centros más allá de lo formal,  de adscripción no gratuita que cuentan con el favor popular y mantienen la vida a pesar de las dificultades. Como tres cerditos acosados por el lobo de los presupuestos resisten año tras año (y ya van muchos). El primero es el Complejo de Santa María, donde la Diputación mantiene el Conservatorio de Música que ha sacado a la luz buenos intérpretes, la Escuela de Danza y la de Bellas Artes con tres disciplinas. Ese Centro ha contribuido a la denominación pretenciosa de la Venecia Extremeña para referirse al ambiente cultural que reina aquí. Los conciertos y las exposiciones son siempre magníficos y el alumnado se forma, en algunas especialidades desde los seis años, en las disciplinas artísticas tan denostadas en la Educación Formal hoy. 
El segundo Centro es la Escuela Oficial de Idiomas. Uno no entiende cómo un título que es tan difícil de conseguir tiene tan poca validez en las estructuras académicas, pero a pesar de todo la vitalidad de los idiomas en esta ciudad es meritoria. Tanto la dirección de Manolo, como la de su sucesora María Jesús han hecho siempre mucho más por los idiomas que lo que se les da. Es un Centro con vida, lleno de certámenes y concursos. Alguno como el de los postres navideños ha sido muy suculento.
El tercer cerdito es la Universidad Popular de Plasencia que se encamina a su decimoctavo cumpleaños. No existe un Centro aquí con más alumnos que el que alberga el viejo molino, edificio declarado Patrimonio Industrial de Extremadura. Podría pensarse que esa simple denominación diera dineros suficientes para hacer un Plan Director, pero nunca ha sido posible. A pesar de todo más de mil alumnos se matriculan en él cada cuatrimestre. La próxima programación está a punto de comenzar así que si les gusta la cultura permanezcan atentos a las noticias y a las Redes Sociales. Como en el cuento de los tres cerditos construyen las casas con los mejores medios de que disponen para resistir las embestidas del lobo de la crisis, que comenzó a soplar en 2007 y aún no ha dejado de hacerlo. Les animo a ayudar a sujetar estas tres casas de sabiduría.

No hay comentarios: